El arte del perfume de todos los tiempos

Arte perfumistaEl amor por los perfume tiene miles de años en la humanidad. Es un arte originado en culturas milenarias como la Mesopotámica, y Egipcia, para ser luego perfeccionada por Romanos y Árabes. Es el arte de tomar las mejores esencias que emanan de la naturaleza.

El término perfume, proviene de per fume, que significa por humo. Esto alude a las primeras técnicas con las que se obtenían olores y fragancias. Luego se fueron perfeccionando sistemas más perfectos de destilación y de extracción de esencias fundamentales.

El perfumista es un experto que está entrenado en el arte detallado de crear perfumes. Se lo suele llamar La Nariz, debido a que su función principal está orientada componer lo que recibirá el olfato. Es en cierta manera un artista que debe tener un sentido técnico de determinadas cuestiones en torno a la creación de estos pormenores.

Tiene un conocimiento rudimentario de una gran variedad de fragancias y distinguir una de otra con efectividad. Es capaz de percibir la totalidad de sensaciones en torno a su trabajo, con el fin de crear algo nuevo.

Parte de la tarea de recibir un pedido, una instrucción particular. Generalmente se encargan a las grandes procesadoras de perfumería una fragancia basada en alguna impresión personal. La tarea no es sencilla puesto que debe partir de descripciones abstractas y hasta poéticas.

A menudo van acompañadas de sensaciones o impresiones que deberían evocar y despertar en el público. Por ejemplo, cuando un perfume dice: para personas activas actuales, decididas y modernas, que deseen mantener su personalidad única…esa no es solo una descripción publicitaria. Es posiblemente un compendio de sensaciones que se han querido evocar con el aroma.

Entonces, el perfumista comenzará un proceso de diseño en el que deberá trabajar y comparar con el interesado un resultado final para la elaboración del perfume. Esto puede tomar meses, y a veces años.

La fragancia final, será la base de algo. Por ejemplo, será la esencia con la que se harán perfumes, desodorantes, desodorantes de ambientes o incluso acompañarán maquillajes. A veces se convierte solo en un perfume fino. Este es el camino que recorre una idea, hasta convertirse en perfume.