La creatividad y la publicidad

La publicidad, con el paso del tiempo, se ha ganado amantes pero, a su vez, se ha ganado enemigos. La verdad es que a muy poca gente no le molesta que, mientras miren su telenovela favorita, vayan a un corte para pasar un comercial sobre desodorante, una nueva línea dietética de refrescos o cualquier otro producto. Por esta misma razón es que, cada vez más, los creativos publicitarios deben hacer uso de la creatividad y el ingenio para lograr captar más y más seguidores y evitar que los televidentes cambien de canal cuando comienza la tanda.

Quienes trabajan en publicidad, o por lo menos tienen un amigo, familiar o conocido que se desempeña en el ambiente, sabe que esa es una carrera sacrificada: el ingenio no llega siempre cuando se lo necesita y las entregas tienen fecha límite. Además, entre medio, el publicista debe lidiar con innumerables personas que opinan sobre su trabajo, poniéndoles distintas trabas y filtros.

Pero, tanto trabajo da sus frutos. La publicidad ha logrado cautivar a millones de personas en tandas de, a veces, menos de un minuto. Ha logrado que nos enamoremos de cientos de personajes que sólo vemos dos, o a lo sumo tres veces en televisión y que, a raíz de ello elijamos, consciente o inconscientemente, el producto que nos han querido vender con esa historia que nos hizo sentir identificados. La creatividad parece no tener límites y la publicidad es un claro ejemplo de esto. Algunas veces se logran resultados aptos para todo público y, a veces, no tanto. Aquí te dejamos un ejemplo para que entiendas de qué te estamos hablando. Para ver el video, haz click aquí.  destacada

Todos somos creativos

Aunque te parezca que no, la realidad es esa: todos somos creativos. En mayor o en menor medida, la creatividad está en cada uno de nosotros y depende de cada persona el grado de imaginativo que tengamos. Es algo que se puede poner a práctica. Así que, si tienes ganas de hacer volar tu imaginación, tal vez ver un poco de publicidad es un buen comienzo.